NOTICIAS

Mojar la cama puede ser más serio de lo que los padres imaginan

NOTICIAS

La enuresis nocturna se define como la micción involuntaria e inconsciente durante el sueño, que los chicos no pueden controlar. Se considera a un niño enurético cuando moja la cama durante la noche, a una edad en la que el control nocturno ya debería estar presente, a partir de los 5 a 6 años.

Durante el día, la vejiga, pequeña bolsa que se expande para poder contener el líquido, se llena gradualmente de orina que proviene de los riñones. Cuando alcanza su máxima capacidad, empieza a contraerse y envía mensajes al cerebro diciéndole que necesita vaciarse. Los niños empiezan a ser conscientes de esta sensación de vaciar su vejiga alrededor de los 2-3 años y gradualmente comienzan a controlar esa urgencia.

La vejiga y el cerebro se comunican de manera tal, que el niño se despierta cuando la vejiga necesita vaciarse. Sin embargo, en algunos casos, no se emite la señal de tener la sensación de ir al baño. No obstante, si bien es común y esperado que aún a los 4 años tengan accidentes ocasionales y mojen la cama, cuando esto se repite durante la semana empieza a ser un indicador. El desequilibrio durante la noche, entre el tiempo de producción de orina y de la capacidad de la vejiga es la causa de la enuresis.

Según datos del Ministerio de Salud de la Nación, alrededor del 15% de la población infantil mayor de 5-6 años tiene enuresis primaria. Los casos de enuresis nocturna primaria consisten en que el niño nunca pudo contener la orina de forma consistente y esto podría deberse a diferentes causas, que deben ser determinadas a través de un diagnóstico realizado por un médico especialista. La condición puede ser debido a la alteración del mecanismo de despertar; alteraciones en la maduración; una vejiga hiperactiva; sobreproducción de orina en la noche (Poliuria); deficiencias en la producción normal de hormona antidiurética; enfermedades que pueden estar acompañadas de enuresis. Se trata de una condición heredada genéticamente o bien acontecida por causas psicológicas.

Esta condición repercute tanto en la calidad de vida del niño como en la de toda la familia. Pues la enuresis conlleva consecuencias físicas y emocionales tanto para el niño como para los padres, hermanos y abuelos, que tienden a ser más severas mientras el niño crece sin solucionar el problema.

Por estos motivos es importante que los padres consulten con un médico especialista, el urólogo infantil, para un correcto diagnóstico y un tratamiento adecuado para controlar el síntoma.

Cabe mencionar que también existen opciones válidas de tratamiento cuando el síntoma persiste en la edad escolar, tales como medicación para reducir la producción excesiva de orina durante la noche (desmopresina), medicación para aumentar la capacidad vesical y reducir la contractilidad excesiva (oxibutinina) y alarmas de enuresis que solas, o en combinación con medicación, enseñan al niño a reconocer el momento en que se moja y a inhibir la micción.

En todos los casos, es importante que se inicie y complete el tratamiento de acuerdo a las indicaciones del médico para lograr controlar el síntoma.

(*) Uróloga infantil del Hospital Italiano a cargo del CIUFI (Centro de Incontinencia Urinaria y Fecal infantil). Asesora de Basta de pis en la cama. 

Click para comentar

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un diario digital con noticias médicas y una amplia cobertura de la industria farmacéutica.

Un nuevo medio de comunicación que busca reflejar la última información de un sector en permanente movimiento. Enfermedades, tratamientos y vida sana.

Copyright © 2018 SaludHoy.com.ar. Todos los derechos reservados