NOTICIAS

La ONU advierte que la liberalización del cannabis reduce la percepción de riesgo

NOTICIAS

Para la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), dependiente de la ONU, la mayor disponibilidad de cannabis, sumado a las políticas y las iniciativas legislativas de reglamentación del uso del cannabis, con fines médicos en algunos Estados y con fines no médicos en otros, “han reducido la percepción del riesgo asociado al consumo de cannabis”.

“Hay estudios que indican que se ha producido un aumento del consumo del cannabis y de los trastornos conexos en las jurisdicciones en que existen programas de cannabis medicinal”, agrega el informe anual de estupefacientes que se dio a conocer en Viena.

“En América del Sur, la Argentina, Colombia, el Paraguay y el Perú pusieron en marcha iniciativas para regular la venta de cannabis con fines médicos. La disponibilidad de cannabis en la región continuó aumentando, impulsada por políticas e iniciativas legislativas destinadas a autorizar y regular el uso de cannabis con fines médicos y no médicos en varios Estados, lo que reduce la percepción de los riesgos asociados a su consumo. El cannabis siguió siendo la droga ilícita más ampliamente disponible y de consumo más generalizado en la región”.

La JIFE asegura que “el Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de los Estados Unidos de América ha advertido de que la mayor facilidad de acceso al cannabis tras la aprobación de leyes estatales de cannabis medicinal podría sumar 1,1 millones de adultos a la cifra de consumidores de cannabis ilícito y 500.000 adultos a la cifra de personas con trastornos relacionados con el consumo de cannabis”.

Según el informe, en la región de América del Sur, la prevalencia de vida del consumo de cannabis va del 26,1% del Uruguay al 3,6% de Bolivia (Estado Plurinacional de) y el Perú, pasando por el 19,7% de la Argentina. En 2017, la Secretaría de Programación para la Prevención de la Drogadicción y la Lucha contra el Narcotráfico de la Argentina y la Dirección Nacional del Observatorio Argentino de Drogas hizo el sexto estudio nacional sobre el consumo de nuevas sustancias psicoactivas. El estudio -basado en una encuesta a 20.658 personas de 12 a 65 años de zonas urbana- llegó a la conclusión de que el cannabis era la sustancia más común desde el punto de vista de la prevalencia de su consumo en la población encuestada: 7,8%”.

¿Regular la venta de cannabis con fines médicos reduce la percepción de los riesgos asociados a su consumo?

“Se puede generar esta percepción, pero se puede contrarrestar con una buena campaña de comunicación y prevención”, asegura a Clarín Carlos Damín, jefe de Toxicología del hospital Fernández y presidente de FundarTox.

El uso medicinal y el uso recreativo son dos cosas muy distintas. Es como la morfina. Su uso es una bendición para bajar las dolencias de mucha gente, pero hay muchas otras que lo usan mal. El cannabis en aceite, jarabe, gotas, es muy bueno para determinadas patologías, está comprobado científicamente que es efectivo, mientras que fumar marihuana no tiene ningún beneficio”, sigue Damín.

Fumar marihuana de vez en cuando no conlleva riesgos, pero si su consumo es frecuente no resulta inocua. “Tiene todas las complicaciones pulmonares, además de provocar alteraciones psiquiátricas, neurocognitivas y hormonales. Tiene que ver con la edad de inicio, la cantidad y la frecuencia del consumo”, explica el especialista.

Mónica Napoli, del departamento de toxicología del hospital Santojanni, sostiene que la importancia está en el mensaje. “Debe haber una campaña clara que hable de los distintos consumos. Por ejemplo, es peligroso decir ‘la droga mata’, porque si un chico consume y no se muere, va a pensar que a él entonces no lo mata y va a seguir. Hay que ser claros y explicar bien las cosas”.

Ana Girardelli, titular de la cátedra de Toxicología de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional de La Plata, está de acuerdo con lo que dice el informe: “Hay quienes aprovechan el uso medicinal para confundir y hacer que aumente el consumo recreacional”.

“Hay patologías para las que el cannabis tiene indicaciones específicas. Se tendría que reglamentar el cultivo, pero no es lo mismo reglamentar el uso recreacional. En ese sentido el Estado debería mejorar sus campañas y la comunicación”.

Girardelli también habla de los riesgos a largo plazo del consumo de marihuana: “Inhibe la hormona de crecimiento, afecta la reproducción de varones y mujeres, los pulmones y el sistema nervioso central”.

“El cannabis tiene propiedades medicinales, como el opio. Pero de ninguna manera se deben confundir los usos. Es muy errado pensar que si el cannabis es bueno como medicamento para ciertas patologías entonces me fumo un cigarrillo de marihuana y me curo el cáncer. Eso es peligroso”, asegura a Clarín María Verónica Brasesco, directora nacional de Observatorio Argentino de Drogas de la Secretaría de Políticas Integrales sobre Drogas de la Nación Argentina (SEDRONAR).

“Bienvenida la ley de uso medicinal del cannabis, pero es el Estado el que se tiene que ocupar de las plantas, del aceite y que llegue a todas las personas que lo necesiten. El Estado debe garantizar un medicamento de calidad, con sus medidas y tratamientos. Y eso no tiene nada que ver con otros usos”, sigue Brasesco. La funcionaria asegura que en Argentina no subió el consumo recreativo desde que se aprobó la ley de uso medicinal. “De todas formas podría haber una campaña puntual para que quede claro”.

Cannabis medicinal en Argentina

En la Argentina, en abril de 2017 entró en vigor la Ley 27.350, que autorizaba el uso de aceite de cannabis y sus derivados con fines médicos y por la que se establecía un marco regulatorio para la prescripción y distribución de esos productos a los pacientes. La Ley estableció un marco regulatorio para la investigación médica y científica del uso medicinal, terapéutico y paliativo del dolor de la planta de cannabis y sus derivados, con miras a garantizar y promover el cuidado integral de la salud.

La Ley estableció también el Programa Nacional para el Estudio y la Investigación del Uso Medicinal de la Planta de Cannabis, sus Derivados y Tratamientos no Convencionales, en la órbita del Ministerio de Salud. El artículo 2 de la ley dice que el Programa funcionará en el ámbito de la Secretaría de Políticas, Regulación e Institutos del Ministerio de Salud y “será dirigido por un profesional médico calificado y con experiencia en investigación o gestión de la investigación, o en especialidades afines, con rango de Director Nacional”. Desde el ministerio confirmaron a Clarín que ya se ha designado un director.

Click para comentar

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un diario digital con noticias médicas y una amplia cobertura de la industria farmacéutica.

Un nuevo medio de comunicación que busca reflejar la última información de un sector en permanente movimiento. Enfermedades, tratamientos y vida sana.

Copyright © 2021 SaludHoy.com.ar. Todos los derechos reservados