NOTICIAS

Homocisteína: Una sustancia poco conocida, pero clave para la salud

NOTICIAS

Los médicos, y especialmente los cardiólogos, suelen medir en la sangre los niveles de una sustancia llamada “homocisteina” ya que cuando se encuentra por encima de sus valores normales es un factor que incrementa el riesgo de padecer ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares o facilitar la formación de coágulos en el interior de las arterias.

La homocisteina aumenta por diversas causas: la menopausia, el hipotiroidismo, la edad avanzada, la psoriasis, la ingesta de algunos medicamentos (los anti epilépticos; los anticonceptivos en la mujer) o por problemas alimentarios que generan déficits nutricionales.

Los psiquiatras también le prestan atención a la homocisteina, ya que su exceso produce daño neuronal y facilita la aparición o el agravamiento de cuadros depresivos.

En un trabajo publicado en Archives of General Psychiatry, investigadores noruegos descubrieron que las personas que tenían altos niveles de homocisteina en sangre tenían el doble de propensión a sufrir de síntomas depresivos, fallas de memoria y de concentración respecto a los individuos con cifras normales de la misma.

Entre las conclusiones, destacaban la importancia de las vitaminas del grupo B, en especial la B6 (piridoxina), la B9 (ácido fólico) y la B12 (cianocobalamina), ya que demostraron tener un vínculo entre los niveles de estas vitaminas y los de homocisteina. Esta correlación es tan importante que se considera al déficit de estas vitaminas como la causa más frecuente de su aumento.

Por encima de los valores normales, la homocisteina incrementa el riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

Los pacientes deprimidos suelen tener disminución del apetito y la calidad de su alimentación no acostumbra a ser adecuada ni completa, lo cual puede elevar la homocisteina y a su vez, en un círculo vicioso, el aumento de esta sustancia puede incrementar más aún su depresión o que no respondan bien al tratamiento.

Lo mencionado confirma la importancia que tienen los alimentos de la dieta diaria en el estado de ánimo y en la conducta de cualquier individuo y cómo las deficiencias nutricionales tienen destacados efectos en la producción y/o agravación de ansiedad, depresión o pérdida de la memoria.

Es fundamental que exista un aporte suficiente de las vitaminas mencionadas, sea a través de una dieta completa, sea con suplementos vitamínicos específicos en aquellos individuos que ya padecen una enfermedad psiquiátrica o neurológica.

Las vitaminas B6 y B9 se encuentran en los vegetales verdes, cereales integrales, frutas, frutos secos y legumbres. La vitamina B12 tiene origen animal a través de las diversas carnes (vacuna, pescados, aves), los huevos, la leche y sus derivados.

Suele haber consenso profesional en que los síntomas de ansiedad y depresión se deben a sucesos negativos que una persona no puede afrontar o a la deficiencia de ciertos neurotransmisores químicos. Pero dentro de las diversas y posibles causas no suele prestarse la merecida atención a la alimentación y a los niveles adecuados de vitaminas, esenciales para tener buena salud.

En personas con manifestaciones de ansiedad o de depresión conviene medir los niveles de homocisteina y de las vitaminas mencionadas con un análisis de sangre. Los resultados pueden ser de importancia para un correcto y efectivo tratamiento.

Click para comentar

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un diario digital con noticias médicas y una amplia cobertura de la industria farmacéutica.

Un nuevo medio de comunicación que busca reflejar la última información de un sector en permanente movimiento. Enfermedades, tratamientos y vida sana.

Copyright © 2018 SaludHoy.com.ar. Todos los derechos reservados