NOTICIAS

Día mundial sin tabaco: el 80% de los que quieren dejar de fumar lo hace por su cuenta

NOTICIAS

Una encuesta de Poliarquía y Prosanity a la que tuvo acceso Clarín da cuenta de esta dificultad que enfrentan los fumadores: el 58% de los fumadores ha intentado abandonar alguna vez el hábito. Sin embargo, uno de los datos más llamativos es que el 80% de quienes han encarado el desafío de dejar el cigarrillo lo hicieron sin recurrir al sistema de salud. “El intento de dejar de fumar se desarrolla por afuera del sistema de atención de la salud, basándose en el esfuerzo personal del fumador, que se desarrolla, en la mayoría de los casos, aparte del diagnóstico y el consejo médico”, dice el informe de Poliarquía. Esta conducta, sigue, no registra diferencias significativas según el tipo de cobertura sanitaria de la población, mostrando que responde a un perfil conductual del fumador en nuestra cultura.

“Que los argentinos decidan dejar de fumar sin recurrir a profesionales, no significa que estos no les hayan dado el consejo de hacerlo. Según los datos recogidos, la mitad de los que emprendieron este camino recibieron la sugerencia de abandonar el tabaco”, señala la encuesta. Sin embargo, entre los encuestados el 36% respondió que le resulta difícil encontrar los servicios médicos para dejar de fumar.

Sólo en la Ciudad de Buenos Aires hay 60 centros de salud –la mitad son públicos- que ofrecen servicios para dejar de fumar. Según datos del Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires, la “Red tabaco o salud” realizó en 2017 10.705 intervenciones, mediante consejerías a pacientes, y se trataron 1.227 pacientes. Esta red cuenta con 29 centros con profesionales capacitados por el programa y ofrece tratamiento gratuito en 16 hospitales y 13 Cesacs. En ellos ofrecen tratamientos intensivos seguidos por profesionales y también tratamiento farmacológico –sin costo para el paciente- que consiste en una terapia de reemplazo nicotínico.

“Para dejar de fumar lo primero es que la persona tiene que estar motivada. Eso es importante, porque se sabe que el 70% de los fumadores quiere dejar de fumar, pero sólo el 30% lo logra. Existen tratamientos para conseguirlo”, explica el doctor Sergio López Costa, Coordinador del Programa de Prevención y Control del Tabaquismo del Ministerio de Salud de la Ciudad, donde se ofrecen tratamientos intensivos de tres meses, a los que el paciente no debe concurrir permanentemente, sino que se concertan citas una vez por semana o cada 15 días. El tratamiento además contempla la cobertura de la medicación. “El objetivo es que la persona que quieren dejar de fumar encuentre una respuesta en el primer nivel de atención, por eso estamos incorporando los Cesacs al programa», añade.

“La mayor dificultad con la que el paciente se encuentra (a la hora de dejar el hábito) es que debe pelear contra el síndrome de abstinencia. Es el principal responsable de las recaídas en los pacientes en tratamiento para dejar de fumar y se caracteriza por un conjunto de síntomas físicos (mareos, somnolencias, constipación, cefalea, cansancio) y psicológicos (ansiedad, irritabilidad, falta de concentración y memoria, tristeza) que predisponen a los pacientes a recaer o en algunos fumadores a seguir fumando para evitarlos”, explica la doctora María Rostan, especialista en tabaquismo del Instituto Cardiovascular de Buenos Aires (ICBA).

“Dejar de fumar no es una tarea fácil, ya que en la adicción están implicados mecanismos complejos”, añade la especialista. Sin embargo, remarca que abandonar el hábito es posible: “Existe tratamiento médico y farmacológico. Solo necesita tomar la decisión y consultar a su médico”.

Sin embargo, según la encuesta de Poliarquía, apenas el 3% de los fumadores afirma haber utilizado medicaciones y el 6% parches o chicles de nicotina. “La conclusión es que los argentinos dejan de fumar sostenidos en su propio esfuerzo y convencimiento, pasando de etapas contemplativas a la acción de dejar el hábito bajo el esfuerzo personal que sucede independientemente del sistema sanitario”, señala el informe. Y añade otra cifra reveladora: “9 de cada 10 argentinos que lograron el objetivo no recurrieron a la medicina ni a las ayudas farmacológicas que morigeran el síndrome de abstinencia”.

La encuesta –que consultó a 2270 mayores de 18 años que viven en 40 ciudades de todo el país- concluyó que el hábito de fumar se inicia en edades muy tempranas: dos tercios de los fumadores actuales y el 55% de los ex fumadores adquirieron el hábito cuando tenían menos de 18 años. Según datos de la última Encuesta Nacional de Salud Escolar, en promedio, los niños y niñas comienzan a fumar a los 12 años.

Click para comentar

Escriba su comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Es un diario digital con noticias médicas y una amplia cobertura de la industria farmacéutica.

Un nuevo medio de comunicación que busca reflejar la última información de un sector en permanente movimiento. Enfermedades, tratamientos y vida sana.

Copyright © 2018 SaludHoy.com.ar. Todos los derechos reservados